La verdad es que tener una conexión de datos que va lenta es un verdadero incordio, puesto que, pese a tener un muy buen teléfono, no conseguirás más velocidad que la que teníamos hace años, cuando una foto podía tardar en cargar perfectamente 5 minutos o más.